A global and digital crusade (ES)

Desde Argentina, RedCloud se propone llevar el primer marketplace mundial de servicios financieros digitales a toda la región. La visión de su líder local.

Argentina tiene un paisaje tecnológico internacional y avanzado, rico en talentos”, decía hace un año Justin Floyd, director ejecutivo de RedCloud, para explicar por qué semejante compañía, una de las líderes en tecnología bancaria y proveedora de la primera plataforma bancaria abierta del mundo, elegía nuestro país como hub para comenzar a operar en Latinoamérica. Y, sobre la visión de RedCloud, agregaba: “El acceso financiero universal es un derecho, no un privilegio. Actualmente, podemos aplaudir los avances espaciales a Marte pero nos permitimos que exista una brecha crediticia de US$ 2,2 trillones. Impulsar el empoderamiento financiero de las empresas es clave para nuestro futuro económico”.

Con sede central en Londres y oficinas también en Francia y Marruecos, RedCloud eligió al argentino Lucas Bianchi Etcheberry como su Regional Head & Country Manager en Latam. Él fue el encargado de poner en marcha acá el marketplace que promete impulsar “un profundo cambio económico mundial”, cuya primera versión para comercios ya está disponible para su descarga en Android e IOS.
Se trata de un ecosistema digital abierto conectado vía APIs (Application Programming Interfaces), desarrollado con el objetivo de eliminar las ineficiencias asociadas al manejo del dinero efectivo físico (la solución que proponen, como no podía ser de otra manera, es digitalizarlo), ofrecer servicios de valor agregado e impulsar la inclusión financiera en economías emergentes. Bianchi Etcheberry asegura que “el empoderamiento financiero de las pymes trae beneficios concretos” y pone el énfasis en la reducción de costos que implica la usabilidad de la aplicación. Pero también advierte: “No somos competencia de nadie, estamos para integrar y complementar toda la cadena”.

¿Qué se proponen en materia de innovación financiera?

Transformar la manera en que, dentro de las cadenas, se conectan las empresas manufactureras, las telcos, los bancos, las aseguradoras, distintos proveedores, los distribuidores, con los comercios minoristas y el consumidor final. Y, a través de esa interacción, abrir la puerta para acceder a servicios financieros. Hoy, si analizamos las cadenas de valor, no solo en Argentina sino también en la región, vemos que las pymes están subatendidas. Los bancos, las aseguradoras: todos se pelean para asistir a “la crema”, pero los que les dan trabajo al 70% de los argentinos no están asistidos en materia financiera. Ellos están peleando para acceder a capital de trabajo, más y mejores servicios e información de valor para tomar mejores decisiones, pero no pueden hacerlo. Nuestro objetivo principal es la inclusión financiera, no solo de la base de la pirámide (los consumidores finales), sino de quienes prestan servicios.

 

¿Cómo piensan acortar esa brecha?

Con nuestra tecnología, tanto para el consumidor final como para el minorista y el mayorista, nos transformamos en un medio de pago: somos una billetera virtual. Esto va a permitir nuevas alternativas, y la gran ventaja es que el BCRA sacó una resolución que dice que toda transacción que se realice intrabilletera virtual está exenta del impuesto al débito y crédito. Al minorista y al distribuidor les simplificás la operatoria, con ahorro directo. Y se van a abrir nuevas líneas de ingresos: el comercio minorista va a poder, además de tener un nuevo medio de pago, ofrecer recargas de celulares, pago de servicios y el retiro en efectivo, que es un gran valor para el comercio, porque el nivel de cobertura de cajeros es muy bajo en Argentina (apenas 10.000 sucursales bancarias). Es decir, va a atraer mayor afluencia de público. Son nuevas herramientas que les permiten ser dueños de su propio futuro.

¿Cuál es, según tu visión, el principal beneficio de la plataforma?

La reducción del riesgo por los robos. Hoy, entre el 80% y el 85% de todas las operaciones son con dinero físico, y el costo del manejo del dinero es muy importante porque hay unas ineficiencias tremendas. Buscamos descentralizar el proceso, digitalizar el dinero en origen, que haya menos circulante, y que todas las transacciones intracadena de valor sean digitales. Con esto reducís los costos de manejo, reducís el riesgo y, sobre todo, generás menos presión sobre el precio final. Además, la trazabilidad genera historia, es decir, información. Así, generamos lo que consideramos más valioso de la red: el scoring crediticio. Con esta herramienta, no sumás costos, traccionás gente hacia el negocio y abrís nuevas líneas de ingreso. Esto es algo transformacional y ese es el principal desafío: la transformación cultural. El scoring crediticio les va a permitir a los comercios venderse mejor a los mercados, porque hoy están debajo del radar.

¿Quién compite contra RedCloud?

No somos competidores de nadie. Nuestro sistema es abierto, es decir, busca tener vinculación y asociarse con los bancos, otras billeteras virtuales, otros prestadores de servicios, con el objetivo de generar productividad. Con el dinero digitalizado, podés tomar decisiones mucho más rápidas, como comprar activos financieros con el excedente de liquidez. Nosotros podemos asesorarlos en cómo reinvertir sus utilidades, también a través de asociaciones con consultoras o el propio Gobierno.

¿Cuáles son las principales resistencias que imaginan en el corto plazo?

Dejando de lado la coyuntura presente, porque ante la incertidumbre la gente se paraliza, entiendo que la resistencia podría venir de empresas que no entiendan que somos un ecosistema abierto y que nos vean como la competencia. Somos un complemento, un canal donde van a poder ofrecer sus servicios y productos y donde van a poder obtener información sobre el mercado que hasta hoy no existe.

¿Por qué eligieron Argentina como base regional?

Por varias razones. Primero, por el capital humano que tenemos: somos creativos, estamos capacitados y ofrecemos buenas soluciones; somos marineros de tormenta y pragmáticos. Y también por las acciones promercado que están implementando el Gobierno y los entes reguladores, como el Banco Central, donde participamos de las mesas de innovación. Esto hace de Argentina el lugar ideal.

¿Los bancos se están quedando atrás en la transformación digital?

Mi experiencia viene de la banca y de las empresas de servicios financieros. Conozco cuál es la capacidad creativa y de innovación. A las grandes empresas les cuesta moverse de forma rápida porque hay un montón de procesos y estructuras. Nosotros somos nativos digitales, ágiles. Vinimos a solucionar una problemática estructural. Los bancos están encarando esta transformación, pero necesitan un complemento ágil. Ahí entramos nosotros.

http://www.forbesargentina.com/una-cruzada-global-y-digital/

RedCloud